YULIA TSVETKOVA: DEFENDER EL FEMINISMO Y EL COLECTIVO LGTBI EN RUSIA

Por Alba Peñasco, graduada en Filología Hispánica, Máster en Profesorado de Educación Secundaria y experta en género y coeducación

Komsomolsk del Amur es una pequeña población rusa de 270.000 habitantes situada en el extremo oriental del país, muy lejos de cualquier otra urbe y rodeada por la extensa taiga. Existe una sola carretera que la comunica con el aeropuerto tras un trayecto de seis horas. Allí nace Yulia Tsvetkova hace 28 años. La joven emprendió, con la ayuda de su madre, la creación de un centro social con el objetivo de dinamizar a la juventud que, hastiada de su situación en tanremoto lugar, soñaba con partir de él para buscarse un futuro mejor. En este centro, autogestionado y asambleario, comenzó realizando actividades sobre urbanismo social, ecología, orientación laboral o expresión artística. Al principio, dicha actividad fue recibida de manera muy positiva por la comunidad y por los medios de comunicación, pero cuando empezaron a tocarse temas relacionados con el activismo LGTBI y el feminismo comenzaron también los mensajes de ocio hacia Yulia.  

De entre las numerosas amenazas que ha sufrido la artista y activista destacan las proferidas por Timur Bulatov, creador de la página homófoba “LGBT CRIMINAL”, autoproclamado “yihadista moral” y miembro del Comité Nacional de Seguridad, para el que realiza búsquedas en la escuela pública de profesores y profesoras gays y lesbianas con el objetivo de que sean despedidos. Por sus acusaciones y las de personas y organizaciones similares, Yulia Tsvetkova se encuentra actualmente enfrentándose a cargos penales de “distribución de material pornográfico” por la difusión de una serie de viñetas y dibujos en el grupo “Los monólogos de la vagina” que creó en la red social VK, la versión rusa de Facebook. En estas obras artísticas, algunas de su propia creación y otras de distintas autoras, se muestra el cuerpo de la mujer de un modo natural y con un mensaje feminista, alejándolo del consumo heterosexual y patriarcal. Sin embargo, en el marco de las actuales leyes rusas, dichas imágenes podrían a Yulia costarle hasta 6 años de prisión.

 

yulia tsvetkova artista Escuela PeriFéricas

 

La situación de la activista es muy delicada, ya que también ha sido condenada a pagar una cuantiosa multa por acumulación de varios delitos administrativos relacionados con la actual legislación del país contra la propaganda homosexual, que condena cualquier tipo de difusión de este contenido, en teoría, si es dirigido a menores de edad, aunque en la práctica esta última parte no siempre se cumple. De hecho, una de las multas que pesan sobre Tsvetkova tiene que ver con la publicación en un grupo de VK para mayores de edad de unos dibujos sobre familias homosexuales con el mensaje "La familia es donde está el amor".

 

Apoyos dentro y fuera de Rusia

Ante la gravedad del asunto no han sido pocas las voces que se han alzado para denunciar el acoso que está sufriendo la activista. Desde hace tiempo ha recibido el altavoz de organizaciones tan importantes como Amnistía Internacional, desde la cual se está reuniendo firmas para que cese su persecución. Además, en su país también ha recibido apoyos, como los provenientes del Centro Social LGBTI de Moscú o la declaración de presa política por parte de la asociación de investigación de memoria histórica rusa “Memorial”. Los reconocimientos a su labor como activista LGTBI y feminista han sido tales que se le ha concedido el premio internacional “Libertad de Expresión” en la categoría de Arte de la organización “Index on Censorship” (Índice de Censura).

Resulta muy necesario que continuemos la labor de difusión de casos como el de Yulia Tsvetkova, porque muchas veces no somos conscientes de hasta qué punto algunos derechos o convenciones instauradas en nuestro contexto cercano nos impiden ver más allá y reconocer las problemáticas que no nos tocan tanto, ya sea por cercanía o afinidad. Las condenas que recaen sobre Yulia nos recuerdan que aún queda mucho por hacer, pero sus obras demuestran que, con la lucha y el apoyo de otras compañeras, estamos en el camino correcto hacia la eliminación de todo tipo de discriminaciones. 

 

Conocer el contexto de cada mujer es esencial para poder aproximarse a sus luchas y reivindicaciones. Así lo hacemos en el curso online "Feminismos decoloniales: bases, propuestas y aportes": https://perifericas.es/products/feminismos-decoloniales

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados