HOY LEEMOS "SEÑORAS FUERA DE CASA"

Por Carmen V. Valiña, doctora en Historia Contemporánea y fundadora y directora de PeriFéricas

La conquista del espacio público por parte de las mujeres decimonónicas es el eje clave del ensayo Señoras fuera de casa, firmado por Raquel Sánchez, profesora de Historia Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid. En poco más de 150 páginas la autora desgrana la presencia de las mujeres en las actividades políticas, profesionales y artísticas del siglo XIX, un periodo clave para entender la historia actual de España. Si el "ángel del hogar" fue la representación más estereotipada que la centuria nos ha legado acerca de sus mujeres, la obra que hoy comentamos anima a romper estereotipos mostrándonos cómo su presencia, aunque minoritaria, se asentó en muchos espacios tradicionalmente masculinos a lo largo de esos cien años.

Dos ejes son claves en el volumen: la politización y la profesionalización, como ámbitos claves en los que las mujeres salieron del ámbito doméstico para participar en debates, asuntos claves de su tiempo y, según iba avanzando el siglo, las primeras reivindicaciones de corte protofeminista (olvidemos también la idea, tan extendida, de que el feminismo decimonónico solo se centró en el mundo anglosajón). De hecho, la denominada "cuestión femenina" fue uno de los temas más debatidos del fin de siglo, e iniciaría una lucha que se ha mantenido hasta la actualidad.

Las mujeres del siglo XIX tuvieron que agudizar el ingenio para acceder al espacio público en una España que les seguía negando el derecho al voto y las consideraba, ante todo, madres y esposas. Por ello, aprovecharon los resquicios que el propio sistema liberal les permitía, implicándose en campañas y actividades que no suponían a priori una amenaza para el orden establecido, pero que progresivamente las iban visibilizando: tertulias, reuniones sociales, participación en la prensa... Tomaron parte, además, y aunque fuese de forma mucho menos evidente que los varones, en algunos de los grandes debates de su época, como la lucha por la abolición de la esclavitud en Cuba y Puerto Rico, las luchas obreras y, por supuesto, el sufragismo, que comenzaba ya a despuntar en las últimas décadas del siglo.



Entre los grandes nombres y la lucha de las mujeres anónimas

Señoras fuera de casa combina las referencias a ciertos nombres femeninos claves del siglo XIX, como Rosario de Acuña, Ángeles López de Ayala, Concepción Arenal o Emilia Pardo Bazán con las referencias a las mujeres anónimas a quienes la historia tradicional no prestó atención pero que, sin duda, con sus luchas y reivindicaciones, fueron asentando muchos de los derechos que progresivamente hemos adquirido: las cigarreras y sus reivindicaciones de mejoras salariales o de horarios, la labor de las maestras...

La progresiva incorporación de las mujeres del XIX al ámbito profesional se concentró en tres ámbitos de trabajo fundamentales: la educación, la sanidad y la filantropía. Ello obviamente no era una casualidad: estos sectores se asociaban al ámbito de los cuidados, personales o de la gran "familia social", y se consideraban por tanto aptos para el género femenino. Aunque hoy en día pueda parecernos un horizonte laboral limitado, su importancia fue notable, pues permitió a quienes ejercían estas profesiones trabajar fuera de casa, obtener un salario y, en definitiva, les otorgó un prestigio social notable. Esa profesionalización, a la postre, les haría ir reclamando mayores cotas de derechos. Las mujeres estuvieron presentes, de hecho, en muchos de los sectores profesionales claves del siglo XX, desde el comercio hasta el negocio editorial, pasando por la escritura o el mundo del espectáculo, donde algunas actrices y bailarinas se convirtieron en auténticos ídolos de masas.

En definitiva, estamos ante una obra de corte divulgativo en la que la entrada en el espacio público del siglo XIX es la absoluta protagonista. Para quienes hayan trabajado en profundidad la historia de las mujeres en la época contemporánea, Señoras fuera de casa les sabrá a poco, pues su limitada extensión y la gran cantidad de temas que aborda impiden desarrollarlos en profundidad; sin embargo, es una obra adecuada para quienes deseen introducirse en cómo las ideas preconcebidas sobre el papel de las mujeres en esa centuria no son solo incorrectas, sino también profundamente limitantes, pues nos impiden ir más allá y comprobar cómo muchas de nuestras ancestras se introdujeron en el ámbito público, escribieron o llevaron adelante debates que han influido en nuestras vidas hasta la actualidad. Como bien se apunta en las conclusiones de la obra, "mostraron que se podía vivir de otra manera" y ello, sin duda, es un legado enormemente valioso.

 

Si quieres aprender más sobre otras mujeres fascinantes que nos precedieron, no te pierdas el curso online "Historia del feminismo en Europa I. Las raíces: preilustradas e ilustradas": https://perifericas.es/products/historia-del-feminismo-en-europa-i-las-raices-preilustradas-e-ilustradas

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados