¿SABES LO QUE ES EL PRINCIPIO DE PITUFINA?

Por Mirian del Olmo, trabajadora social especialista en mediación y Máster en igualdad de género. Intérprete en lengua de signos y apasionada de la accesibilidad

El principio de Pitufina es como se ha nombrado al sesgo representacional de las mujeres o niñas en las obras de ficción. Con clara referencia a esos seres azules de un bello país lejano, viene a señalar el encorsetamiento de lo femenino en un único e irreal modelo: aquel cuyo principal cometido y razón de ser es convertirse en la representación “rosa” del grupo. ¿Te suena? Si no eres de la generación de Gargamel, a ver si conectas con la Power Ranger Rosa, Penny de Big Bang Theory (sí, solo la primera temporada, que luego aparecen las novias científicas de), Super Woman entre esa pandilla de superhéroes, la perrita rosa de la Patrulla Canina, Ardillita en Bob Esponja, la Princesa Leia en esas batallas galácticas, Marla Singer de El Club de la Lucha, la dulce y fiel Romi de los 80 días de Julio Verne o la colega repipi de Harry Potter.

¿Qué tienen en común todas ellas? Ser la única representación femenina del grupo y normalmente, por muy profundo que quieran representarlas, acabar pasando tiempo peinándose o eligiendo qué ponerse…Me acuerdo del armario de la Pitufina, lleno de vestidos idénticos y ella pasando perchas para elegir cómo verse más guapa. En definitiva, estamos ante personajes que parecen mostrar que nuestro único reconocimiento social es a través del refuerzo positivo hacia nuestra apariencia.

Poniendo el foco de nuevo en el principio de Pitufina, es momento de pararnos a elegir y a analizar qué tipo de contenidos consumimos. Las mujeres somos el 52% de la población mundial y aunque el poder adquisitivo es hegemónicamente masculino, en la medida de nuestras posibilidades socioeconómicas tenemos todo el derecho del mundo a no consumir contenidos que nos infrarrepresenten, infantilicen, atonten o invisibilicen.

 

Por un consumo audiovisual menos patriarcal

A la hora de consumir contenidos audiovisuales, puedes tener en cuenta algunas pistas y herramientas feministas para ir ajustando nuestras gafas violetas contra el patriarcado mediático. Te recomiendo de entrada las siguientes:

  • Test de Bechdel: esta prueba lleva el nombre de su creadora Alison Bechdel, escritora e ilustradora estadounidense. El test considera que, si una película, serie o cómic no pasa esta prueba, dicho material audiovisual no cumple con los estándares mínimos para romper la brecha de género. Para superarla deben cumplirse los siguientes tres requisitos fundamentales: tiene que haber, a lo largo de toda la obra, mínimo dos personajes femeninos relevantes; dichos personajes tienen que interactuar entre sí y, el más difícil todavía: la conversación entre ellas debe de tratar sobre algo que no sea un hombre.
  • El test de la lámpara sexy: este test lo ha creado la guionista de Marvel Kelly Sue DeConnick. Consiste en que si puedes reemplazar a tu personaje femenino por una lámpara sexy y aun así hacer que la historia funcione…ata cabos…suspenso en igualdad y en representación paritaria. Para sorpresa de nadie, todas tenemos en la cabeza alguna peli que suspende esta prueba, ¿a qué sí?

  • El test de Ellen-Willis: la autora de esta prueba es una periodista y activista feminista estadounidense. Según dicho test, si cambiamos los géneros de los personajes y la película deja de tener sentido, si los personajes dejan de ser creíbles o parecen sacados de una parodia, ¿adivinas? es porque tienen una fuerte base estereotipada

  • El test de las mujeres en la nevera: este test surge del mundo del cómic y lo creo Gail Simone, guionista estadounidense, a partir del cómic de Linterna Verde. Pone de manifiesto la cantidad de veces que las mujeres son agredidas, violadas, incapacitadas, torturadas, asesinadas… solamente con el objetivo de buscar una reacción en el personaje masculino o supuestamente aportar suspense a la trama. De este modo, se pone una vez más de manifiesto la cosificación a la que se nos somete en el ámbito audiovisual.

¿Conoces alguna otra herramienta para evitar contenidos que nos estereotipen? Te leemos en los comentarios.

 

La literatura ha sido tradicionalmente otro ámbito clave para crear personajes femeninos profundamente estereotipados. En nuestro curso online "Literatura y mujeres: una historia silenciada" ponemos luz sobre otro tipo de referentes femeninos: https://perifericas.es/products/literatura-y-mujeres-una-historia-silenciada

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados