LA ESTERILIZACIÓN FORZOSA DE LAS PERSONAS CON DIVERSIDAD FUNCIONAL

Por Molly Erin, estudiante de Psicología en la Universitat de Barcelona, actualmente especializándose en cuestiones de género, con especial atención a la salud menstrual y la sexología 

Las personas tenemos derecho a decidir qué ocurre con nuestros cuerpos. Esta afirmación básica da pie a un concepto que últimamente está en boca de todes: el consentimiento. Pero, ¿qué ocurre con las personas a quienes el Estado ha secuestrado la capacidad de consentir y de tomar decisiones por ellas mismas? Este es el caso de aquellas que han sido incapacitadas judicialmente, en la mayoría de casos por tener una diversidad funcional, física o psicosocial. A todas se les asigna un representante que se compromete a obrar en su “mayor interés”.

Ese interés se extiende incluso a aspectos que forman parte de la vida más privada: el artículo 156 del Código Penal de España permite la esterilización de personas incapacitadas judicialmente sin su consentimiento. Existen testimonios de mujeres que no son conscientes de lo sucedido hasta años después, en el momento en que buscan activamente un embarazo.

Actualmente se reconoce globalmente que la esterilización forzosa constituye un acto de violencia, una forma de control social y una vulneración de los derechos humanos. ¿Cómo puede ser entonces que siga ocurriendo? Según señala el informe conjunto de la Fundación CERMI Mujeres y el Foro Europeo de la Discapacidad (EDF) sobre el tema, los argumentos más comunes se basan en tres pilares: el bien de la sociedad, la comunidad y la familia (la carga emocional y económica que supone tener una criatura con "discapacidad", y la falta de accesibilidad a los recursos y servicios de apoyo), la incapacidad de las mujeres con diversidad funcional de ser madres (una creencia muy extendida, pese a que las investigaciones al respecto no señalan ninguna relación clara entre el nivel de formación o inteligencia de los progenitores y el ejercicio de la maternidad/paternidad), y el “bien" de esas mismas mujeres (protección frente a futuros abusos y embarazos resultantes de estos).

Tales argumentos dejan en evidencia un sistema construido por y para las personas sin trastornos diagnosticados, que invalida cualquier vivencia que no encaje dentro de su “normalidad”. Las opiniones y experiencias de las personas con diversidad funcional no son escuchadas ni tomadas en cuenta - y existen un sinfín de tranquilizantes farmacológicos para silenciarlas. Se sacrifica la autonomía personal en nombre del “mayor interés” y el “bien común”.

 

¿Cómo lo viven las afectadas?

¿Qué opinan las mujeres con diversidad funcional que han sido esterilizadas en contra de su voluntad? Muchas afirman haber vivido la experiencia como una pérdida, o una traición, y explican que ha tenido un impacto negativo en su autoimagen, autoestima y en la calidad de sus relaciones sexoafectivas.

A continuación se recogen algunos testimonios extraídos del informe conjunto de la Fundación CERMI Mujeres y el Foro Europeo de la Discapacidad (EDF) «Poner fin a la esterilización forzosa de las mujeres y niñas con discapacidad», que así lo ilustran:

"Para mí, ha significado la denegación de mi condición de mujer”

"El impacto psicológico es enorme. Te roban la sensación de ser mujer”

"Dado que me han extirpado algunas partes importantísimas de mi cuerpo, es difícil saber qué ocurre dentro”

"No tendré manera de saber cuándo comienza la menopausia”

"Otras personas no entienden lo que significa para tu vida, y es bastante difícil explicárselo"

"Implica que te quedas encarcelada en una forma de control de la natalidad obligatoria. No puedes elegir”

"Echas de menos tener la regla”

"Significa perder el control”

 

A la luz de todo lo anterior, es imprescindible empezar a escuchar las voces que, dentro de un sistema paternalista y patriarcal, han sido históricamente silenciadas. Estas evidencian, indudablemente, que necesitamos urgentemente una educación sexual y afectiva accesible para todas las personas, y recursos de apoyo disponibles para acompañar las decisiones vitales de cada una.

 

A través del Itinerario Sanitario puedes formarte en cuestiones como las que abordamos en este artículo, siempre desde un enfoque de género específico: https://perifericas.es/pages/itinerario-sanitario

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados