HUMANIZAR LOS HOSPITALES PARA HUMANIZAR LAS MATERNIDADES

Por Rebeca Santamarta, comunicadora y protocolista, actualmente en formación en marketing digital. Madre y defensora de una crianza respetuosa, en comunidad y feminista 

La maternidad es una revolución interior para toda mujer, nos pone a unos pasos de nosotras mismas para ver con perspectiva nuestra vida y reafirmar o rechazar ideas o conceptos aprendidos con el tiempo y bajo experiencias ajenas.

La experiencia variará según el camino que queramos seguir, pero sea cual sea, siempre nos encontraremos con alguna batalla con la que mostrar que merece la pena defender aquello por lo que creemos.

Durante generaciones se ha considerado a la mujer madre como un ser demasiado pasional u hormonal incapaz de tomar decisiones sensatas en cuanto a la crianza de su propia familia: cualquier persona ajena parecía tener más autoridad y así lo hemos aceptado desde siempre.

Pero estamos en la era de la comunicación constante, bidireccional, universal y continua, y en la era del empoderamiento de la mujer, y eso nos ha permitido unirnos, hablar y no tener miedo a expresar nuestra propia opinión y, si es necesario, enfrentarnos a los estándares establecidos e incuestionables durante años.

Sin embargo, incluso hoy en día, cuando salimos de nuestro entorno y se cuestionan las decisiones sobre la maternidad, la culpa recae, casi constantemente, sobre la madre. Es así como comprobamos que ciertas decisiones sobre parto, alimentación, descanso, vestimenta o tradiciones no son aceptadas en el entorno si salen de la norma.

Durante años se negó a las madres la posibilidad de decidir sobre su embarazo, de disfrutar de sus hijos e hijas, obligándolas a aceptar protocolos sin dudar, a educar en la firmeza rehuyendo los brazos en favor de la disciplina para no criar débiles o indomables.

Pero ahora tenemos educación, formación a nuestro alcance y argumentos para combatir estos ataques.

 

Los derechos hospitalarios de las madres

Cada cierto tiempo se publica en la plataforma Change.org una petición recurrente: permitir camas en lugar de cunas para los ingresos de bebés en los hospitales, de modo que la madre pueda dormir con la criatura, dándole así apoyo, calor, seguridad y, en muchas ocasiones, alimento. Los protocolos se resisten, lo que obliga a mamá y bebé a compartir las noches en incómodas butacas independientemente de si la madre acaba de dar a luz hace poco.

Hospitales que no entienden que un bebé ingresado no puede quedarse solo y no puede tener a una madre acompañante sin un plato de comida o posibilidad de descanso. Son muchas las quejas pero muy lentos los cambios, porque atender a las familias se considera ceder en el control de las decisiones del personal médico.

Es necesaria una actualización de las políticas públicas que garanticen la dignidad de las personas ingresadas y sus acompañantes, sobre todo cuando se trata de menores y más en caso de bebés.

Y es que, en la mayoría de las ocasiones, no se trata de razones médicas, pues es sabido que el mismo ingreso es llevado de maneras muy opuestas según el centro de salud en el que se esté, lo cual no es justo para las familias.

La violencia sanitaria y obstétrica contra la madre que acaba de tener un bebé implica negar su papel como cuidadora de ese bebé en un ingreso hospitalario, es minusvalorar el conocimiento que tiene de su estado de salud, es no tener en cuenta su experiencia y es ignorar que con ella el proceso médico podrá ser humanizado.

Las madres debemos seguir defendiendo que somos las que mejor podemos luchar por nuestros pequeños y pequeñas, que la ley nos ampare cuando pedimos estar a su lado en todo momento y durante todas las pruebas que se realicen, que no queremos que entren en coches a quirófano si no podemos estar presentes cuando despierten, que no es entrometerse, que es cuidado y que no es algo que queramos pelear, porque ya lo merecemos por derecho.

Consigamos humanizar los hospitales y las maternidades para humanizar a la sociedad.

Los debates sobre la lactancia materna son una de esas cuestiones que ponen en duda el papel de las madres para decidir sobre sus cuerpos y la manera de cuidar a sus hijas e hijos: https://perifericas.es/blogs/blog/los-debates-sobre-la-lactancia-materna-en-el-feminismo

 m

1 comentario

  • Cuanta verdad Rebe ! Ojalá lo logremos !

    Vane

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados