HOY LEEMOS: "A CONTRAPELO"

Por Molly Erin, estudiante de Psicología en la Universitat de Barcelona, actualmente especializándose en cuestiones de género, con especial atención a la salud menstrual y la sexología 

En un corto ensayo de 73 páginas, la escritora catalana Bel Olid argumenta, de forma convincente y cercana, a favor de romper el círculo eterno de depilación y autoodio en el cual vivimos muchas mujeres.

Mediante el análisis de los hábitos de depilación de nuestra sociedad, y los cambios que estos han sufrido en los últimos años, destapa los mecanismos patriarcales que se encuentran en funcionamiento para garantizar nuestra obediencia y sumisión, para hacernos sentir la obligación de mostrarnos como “mujeres de verdad”. También cuestiona la construcción de esa imagen de la “mujer de verdad” y la relación que tiene con el enaltecimiento de la juventud y las tendencias pedofílicas de los agentes de influencia social.

La edad a la cual comienza la campaña de eliminación del vello es cada vez menor. El 10% de clientas de la compañía más grande de depilación de Estados Unidos tienen menos de 13 años. La sexualización de los cuerpos de las niñas y la infantilización de los cuerpos de las mujeres son dos caras de la misma moneda, dos procesos que trabajan en paralelo para garantizar que el cuerpo femenino siga siendo objeto y juguete sexual de los varones.

En palabras de Olid: «es fascinante que el cuerpo sin vello, fruto de un artefacto social como la depilación, se considere muestra de feminidad innata. Sería lógico que el vello corporal, que separa la niña de la mujer, se considerase intrínsecamente femenino (y, hasta y todo, sexi). En cambio, hemos llegado al punto en que es todo el contrario. Y me parece profundamente perturbador.»

Existen unas expresiones de género que nos son permitidas (las normativas). Cualquier expresión de género que se aleje de esas normas será considerada no normativa, un ataque directo a los sistemas de binarismo de género. Nuestros cuerpos reciben en todo momento un conjunto de etiquetas sociales, que facilitan nuestra lectura para las otras personas. Una mujer correctamente depilada será leída como “una mujer de verdad”, “sexualmente disponible”, “objeto de consumo y agrado masculino”, mientras que una mujer no depilada rechaza de forma implícita todas esas etiquetas, y recibirá juicios como “feminista bollera malfollada”, independientemente de si realmente ocupa alguna de esas categorías o no.

¿Libertad de elección o feminidad autoimpuesta?

La obligación de estar depiladas encaja dentro de la obligación de estar siempre “guapas”, es decir, estar listas por si algún varón quiere utilizarnos como objeto de deseo. Al nacer mujer, se impone la necesidad de gustar, a todas horas y a todo el mundo. Los castigos por no cumplir con esta exigencia son constantes y pueden ser devastadores (acoso escolar a las primeras niñas de la clase que comienzan a tener vello corporal, comentarios y miradas en la calle, cuestionamiento de nuestro atractivo, etc).

¿Dónde queda nuestra libertad de elección? Muchas mujeres manifiestan que se depilan porque quieren, porque así se ven más guapas, porque se sienten mejor consigo mismas. En palabras de Olid: «las mujeres nos depilamos porque queremos, sí. Pero lo que queremos no es depilarnos en sí, sino evitar pagar el precio que se nos exigiría en caso de no hacerlo. Una libertad curiosa».

¿Y qué podemos hacer al respecto? Por mucho que para muchas de nosotras las normas sociales nos resulten inflexibles, en realidad están en cambio constante. Si cuestionamos el régimen de la depilación, y encontramos formas de agradarnos a pesar de nuestros pelos, estamos abriendo camino para que las siguientes generaciones de mujeres puedan agradarse con, y gracias a, su vello corporal. Todo gran cambio ha empezado con un pequeño paso adelante, y ahora puede ser el momento de retomar nuestra capacidad de agencia y decisión sobre nuestros cuerpos, para flexibilizar (y acabar romper en pedazos) unos mandatos de género que nos asfixian.

Para aprender sobre estrategias de empoderamiento, personal y colectivo: https://perifericas.es/collections/cursos/products/empoderamiento-feminista

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados