Subir

LAS MUJERES: UNA HISTORIA DE INVISIBILIDAD

Por Daniela Olvera Rosillo, Coordinadora de Empoderamiento del Centro de Justicia para las Mujeres de San Luís Potosí, en México. Puedes contactar con ella en danielaolveraro@gmail.com

 

La historia mundial ha sido y sigue siendo mayoritariamente masculinizada. En consecuencia, durante siglos las mujeres han quedado fuera de su relato, un hecho que ha propiciado su invisibilidad cultural y social.

Hasta hace unas pocas décadas, las mujeres hemos sido minimizadas y obligadas a mantener el rol de madres y cuidadoras. Esta circunstancia ha propiciado el constante castigo a nuestro sexo, por las diferencias físicas que existen desde un punto de vista biológico, llevándonos a la restricción y violación de los derechos.

La historia de las mujeres no debería ser únicamente de interés para las mismas, sino también para los hombres. Las vidas, las acciones y experiencias de las mujeres alrededor del mundo han sido contribuyentes para la construcción del estado social y político actual, a pesar de lo poco que se ha documentado al respecto. Por ello, vale la pena recordar que si seguimos construyendo nuestra identidad nacional desde “la historia del hombre”, estaremos tomando en cuenta únicamente la mitad de nuestra historia y se nos seguirá representando como personas incompletas y dependientes.

Si entendemos la historia del hombre como la de ambos sexos, perderíamos de vista la pluralidad y especificidades de cada uno. Por ello, la finalidad de incluir la historia de las mujeres como parte de los currículums académicos no solamente es la de integrarlas en el relato de los acontecimientos, sino que también se trata de hablar de la construcción de los géneros y de las relaciones que se han mantenido basadas en dicha construcción. Al incluir a las mujeres que han contribuido a la historia, entenderíamos su importante papel en distintas etapas, así como sus aportaciones.

¿Por qué es tan importante hacer una historia con enfoque de género?

Una de las aportaciones de sumar a las mujeres a la historia ya escrita sería poner de manifiesto la interseccionalidad que existe en cada territorio. A pesar de que existe una generalidad de estereotipos basados en el género, cada territorio tiene su propia historia que se intersecta con otros conceptos y con otras características sociales, tales como la etnia, la clase social, la raza, la cultura, la religión, la migración, la geografía o la economía. Todo ello influye enormemente en la experiencia concreta de cada mujer.

La recuperación de historiografía de las mujeres, por tanto, enriquecería y complementaría, aportaría al análisis de la feminidad desde otro punto de vista e incluso daría nuevas perspectivas sobre los hombres y la construcción del género masculino. Además, se conocerían las relaciones que se han dado entre las mismas mujeres, ya que muchas veces fueron clave para la construcción de movimientos y grupos que contribuyeron a la emergencia de identidades nacionales. Vale la pena destacar dentro de este proceso las relaciones de poder y riqueza, pues son distintas entre mujeres que en el caso de los hombres y apenas han sido estudiadas.

La intención de realizar y recuperar una historiografía desde el punto de vista de género pretende, en definitiva, visibilizarnos y reconocer nuestra participación a lo largo de los siglos. Se tendría que dejar claro desde los feminismos, o desde fuera de estos, que el crear historiografía sobre las mujeres es un acto que suma y no resta, que no pretende achicar la historia o remover partes de ella, sino completarla y hacerla aún más rica e interesante.

Reconocer que toda la historia escrita tiene que ver con las relaciones de género es imprescindible, así como la importancia de completarla con la aportación de las mujeres para comprenderla en su totalidad. Toda relación humana tiene que ver con las relaciones de género y a la inversa: por lo tanto, la historia de la humanidad está ligada con la de los géneros.

En el curso online Comunicar la historia con perspectiva de género descubrirás cómo aplicar este enfoque en la didáctica, la investigación y la divulgación de cualquier tema.

Deja un Comentario