Subir

CONOCE TU CICLO MENSTRUAL: CONÓCETE

Por Irene Gil Torres, doctoranda en biología molecular y creadora del canal Supervioletas,  donde reflexiona sobre distintos aspectos en torno a ciencia, salud y feminismo. Desde este año forma parte del equipo de PeriFéricas.

 

Probablemente, como yo hace unos años, ahora mismo cuando oyes “ciclo menstrual” piensas que vaya maldición, que ojalá no tuvieses la regla y que no es justo que los hombres no la tengan.

Otra opción es que te interese el feminismo y hayas leído que es posible una reconciliación y por eso estés llena de incertidumbre, porque “a ver qué me cuentan que pueda hacer que deje de odiar mi regla”.

Y la última opción es que ya hayas indagado en el tema y por tanto, leas con ternura las dos primeras opciones recordando cómo era cuando aún odiabas tu cuerpo y sus ciclos, lo ingenua que eras y lo dentro que tenías el patriarcado.

 

¿Qué es el ciclo menstrual?

 

Vale, pero ¿qué es el ciclo menstrual? ¿Por qué hay mujeres con un ciclo menstrual corto y otras con un ciclo menstrual largo? ¿El ciclo menstrual no es solo la menstruación? Pues resulta que no, pues como dice Erika Irusta, “No estamos locas, somos cíclicas”, y es que cada mes pasamos por cuatro fases diferentes, que tienen diferentes niveles de hormonas y por tanto, involucran diferentes sensaciones, emociones, pensamientos e incluso cambios físicos. Sí, cada mes somos casi como cuatro personas diferentes.

 

¿Cuáles son las fases del ciclo menstrual?

 

Voy a presentarte a las cuatro tú para que veas que en realidad ya las conoces pero no te habías dado cuenta de que había un patrón.

Fase menstrual

Está claro que la conoces, pero sólo por el sangrado menstrual. ¿Sabías que la regla duele sólo por patologías o por desequilibros hormonales producidos por el estrés? Resulta que si descansásemos un pelín más en la fase anterior (premenstrual) y en esta, sería mucho menos dolorosa.

Fase preovulatoria

Esta es la mujer que quieres ser y que la sociedad te dice que es la buena. Aquí tenemos una mejor amiga que es la hormona estradiol. Se encarga de llenarnos de energía, hacernos ser muy productivas y nada nos hace daño, somos Wonder Woman. Se encarga del “mantenimiento” de nuestros órganos sexuales, como el útero, trompas de Falopio, ovarios, etc. Es el mejor momento para trabajar, hacer 15 cosas simultáneamente y atrevernos a pedir un aumento de sueldo.

Fase ovulatoria

Esta es la fase sexy, en la que nos miramos en el espejo y nos vemos más guapas, no sabemos qué ha cambiado pero sí, esos días nos sentimos atractivas. Nuestra libido aumenta y por tanto, nos apetecerá más tener relaciones sexuales (aunque sea en solitario). Es posible que también nos parezcan más tiernos (o menos malos, depende de la mujer) las criaturas. Puede que no te hubieses dado cuenta de estos detalles, pero lo que sí notarás, si no usas métodos anticonceptivos hormonales (y por tanto, no tienes suprimido el ciclo menstrual), es que tu flujo aumenta bastante esos días. Se vuelve más abundante y tipo “clara de huevo”. Eso es la señal del moco fértil, imprescindible para quedarte embarazada, ya que sí, esta fase son los días fértiles del mes.

Fase premenstrual

Esta es la parte de ti que odias. No te cae nada bien y seguro que en tu cabeza resuena con eco “síndrome premenstrual”. Bueno, pues es mi fase favorita, sí, así como lo lees. Porque resulta que esa monstrua en la que nos podemos convertir en esta fase, sólo se pone así porque no la escuchamos. Aquí manda la progesterona, que nos hace estar más relajadas, tranquilas e introspectivas. Es un momento perfecto para crear. Esta fase está llena de creatividad y ganas de mirar para dentro, escucharte y mimarte. Es la fase de manta y peli, de tomarnos las cosas con calma y hacerlas de una en una. Como estamos más introspectivas, nos sentimos más vulnerables, pero no porque nos afecten cosas que no tienen importancia, estemos locas o nos inventemos problemas para poder llorar en público. Para nada. Es porque esta fase nos muestra, si escuchamos bien, qué nos está haciendo daño de nuestro entorno y nuestras relaciones, eso que normalmente pasamos por alto. En cuento a nuestro cuerpo, entre otras cosas, la progesterona une bien el endometrio al útero para el posible embarazo, crea el moco no fértil, cuya estructura impide la fecundación, y por lo tanto esos días no somos fértiles (pero cuidado con dejar de usar protección). También es antiinflamatoria.

 

¿Cómo calcular la duración del ciclo menstrual?

 

Cuando termina la fase premenstrual, empezamos de nuevo con la menstrual y así en adelante. Y a nivel un poco técnico, por si lo has oído en alguna parte, las fases menstrual y preovulatoria se dan durante la llamada fase folicular, y las fases ovulatoria y premenstrual se dan durante la fase lútea.

Pero… ¿dura justo un mes?, ¿cómo calcular la duración del ciclo menstrual? Pues como hemos visto las fases, es muy sencillo: el primer día de regla es el primer día del ciclo, sólo tienes que contarlos y sabrás cuánto dura tu ciclo. Puede ser ciclos cortos o más largos, pero lo más habitual es que tengan una duración de 28 días.

“El placer de ser mujer”, que comenzamos en enero de 2019, podrás aprender mucho más sobre diversos aspectos de la biología femenina de la mano de Irene, la autora de este artículo: eyaculación, punto G, tipos de orgasmos… Inscríbete ya en el curso “El placer de ser mujer”en PeriFéricas.

Deja un Comentario