Subir

HOY LEEMOS “A LA MUJER Y A LA MULA, VARA DURA”

Por Carmen V. Valiña. Creadora y directora de Periféricas. Doctora en Historia Contemporánea. www.carmenvvalina.es

 

Impactante título para un no menos impactante contenido. A la mujer y a la mula, vara dura es el título de un conjunto de ensayos del periodista marroquí Hicham Houdaifa, que empleando un lenguaje directo y sin ambages, propio de su oficio, nos desvela la cara menos conocida del país vecino: la de, como el propio subítulo indica, “las olvidadas del Marruecos profundo”. La obra, publicada originalmente en Casablanca en 2015, fue traducida al español hace apenas unos meses por Ediciones del Oriente y del Mediterráneo.

Haber sido escrito por un marroquí otorga a este libro una visión de la realidad muy directa, ya que no procede de la pluma de alguno de los numerosos viajeros o periodistas occidentales que se acercan a Marruecos desde un punto de vista orientalista o paternalista. Aquí tenemos el testimonio directo de alguien que fue durante años experto en temas sociales en la prensa marroquí y que, por tanto, es conocedor de lo que sucede en las entrañas del país.

¿Qué podemos encontrar en A la mujer y a la mula, vara dura? Pues un conjunto de artículos periodísticos con un nexo en común: la presentación de situaciones  de violencia y discriminación que las marroquíes sufren diariamente y que generalmente se invisibilizan: explotación en las minas y laboral, prostitución, mendicidad… No es un ensayo con vocación académica, sino que pretende impactar directamente sobre el público lector, presentándole toda una serie de situaciones propias de un país en el que, a pesar de sus avances económicos y su apertura progresiva al resto del mundo, siguen perviviendo toda una serie de injusticias palpables tanto en las zonas rurales como en las ciudades en acelerado proceso de modernización. Como indica Isaías Barrañeda en su prólogo, la obra “constituye un acto de atrevimiento porque sacude y desvela”. Es un ejercicio de periodismo ciudadano que tiene además la virtud de acercar a quien lo lee tanto el testimonio directo de las víctimas como el de asociaciones feministas que luchan por mejorar sus situaciones de precariedad: Association Marocaine des Droits Humaines, Ytto Foundation, Association Démocratique des Femmes du Maroc… Estamos ante una obra, pues, que intenta ser un ejercicio en favor de la justicia y poner el dedo en la llaga de la inacción de las autoridades frente a las difíciles situaciones que retrata.

A la mujer y a la mula, vara dura presta una especial atención a la situación del medio rural, y en particular de las regiones montañosas del Atlas, de donde procede por cierto el dicho que da título a la obra. Se pone así el foco en las zonas tradicionalmente fuera de los circuitos turísticos y de las intervenciones oficiales, donde las desigualdades hacia las mujeres son aun mayores. Conocemos a través de sus páginas el caso de las obreras clandestinas de Mibladen, que extraen, en condiciones de absoluta esclavitud, los restos de minerales dejados por los franceses o el de las torturadas de Ksar Sountate durante la época de Hassan II, un periodo especialmente duro de la historia más reciente de Marruecos. Aprendemos más también sobre las durísimas condiciones de vida de las obreras agrícolas de Berkane, que trabajan por ocho dirhams, apenas ocho euros, al día y están sometidos a tipo de violencias en el desempeño de su labor, lo mismo que las camareras de muchos barrios populares de Casablanca o Tánger, a menudo compaginando este trabajo con la prostitución. Descubrimos cómo el matrimonio de menores a cambio de préstamos sigue existiendo en algunas zonas de Marruecos, y nos aproximamos a un fenómeno todavía tabú dentro del país: el de la trata con fines de explotación sexual de miles de sus mujeres en los países del Golfo.

Estamos, en resumen, ante una obra incómoda pero absolutamente necesaria, que seguro que os abrirá nuevas perspectivas y os ayudará a mirar con ojos más críticos hacia una realidad que tenemos bien cerquita pero que a menudo ignoramos.

 

  • Lo mejor… Su aproximación directa a aspectos de la realidad de las mujeres marroquíes tradicionalmente invisibilizados. Da voz a las grandes olvidadas del país.
  • Lo peor… Se agradecerían quizás más referencias contextuales para el público lector no familiarizado con la realidad social del país.
  • ¿Nivel de interés? Muy alto.

 

Si te interesa especialmente la cuestión de la violencia de género, te recordamos que hasta el 2 de mayo puedes inscribirte en nuestro curso online “Trata de mujeres”, a través del siguiente enlace: https://perifericas.es/cursos/trata-de-mujeres/.

Deja un Comentario